Hecho, mejor que perfecto

hecho mejor que perfecto

Tengo tantas ganas de tatuarme esa frase, porque siempre me detienen el no poder hacer las cosas perfectamente y necesito recordatorios constantes de que algo hecho es mejor que perfecto pero solo en idea.

Si, tengo que buscar hacer las cosas lo mejor posible pero no abusar y detener mi productividad porque no me van a salir perfectas. SI hubiera publicado todo lo que he escrito pero borré porque no estaba “tan chilo”, o escrito todo lo que he pensado, este blog estaría muy avanzado y sobre todo tendría mucha más práctica y experiencia, lo que me llevaría a hacer las cosas mejor de lo que las estoy haciendo en este punto de mi vida.

Lo peor del caso es la razón por las que busco que me salgan perfectas ¿es porque de verdad me gusta hacer las cosas súper bien o nomas es el miedo a las críticas externas? Supongo que aventarme a publicar con críticas o sin ellas, también aumentará mi capacidad de valemadrismo.

Blogtober me ha ayudado mucho a pasar ese miedito, y nomas porque me estoy permitiendo hacerlo. Que loco que necesitaba un ejercicio colectivo para tapar un bache individual. Los invito a seguir el reto de Argel Álvarez que también lo está haciendo por Instagram 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *