¿Es importante preguntar?



Una de las cosas que más me gusta encontrar en una persona es la curiosidad, y esta solo se alimenta preguntando, aunque parece que no todo mundo está de acuerdo con esta forma de ver las cosas y a veces hasta la toma como ofensa.

Desde que estamos en la escuela vemos ojos voltearse cuando alguien le hace preguntas al profesor, en cursos, con adultos de 30 años todavía me ha tocado ver que señalan a alguien por hacer “preguntas pendejas”; Si un niño empieza a hacer muchas o de cierto tipo, nos da miedo o incomodidad, o peor cuando a alguien se le ocurre preguntar algo relacionado con nuestro estilo de vida.

¿Por qué te tatúas? ¿Por qué no te has casado? ¿Por qué solo tendrás un hijo? ¿Cuánto ganas? Últimamente he visto muchas publicaciones en Facebook de gente muy molesta por ese tipo de preguntas.

Ahí vamos por la vida exigiendo respeto, aceptación y tolerancia pero poco queremos hacer para lograrlo, como responder algunas dudas de gente que genuinamente está interesada en saber más del tipo de vida que llevamos. Es muy lógico pensar “que fregados les importa”, y pues si, no es una información que al parecer deba de interesarles pero ¿qué tiene de malo sentir curiosidad por saber porque hacen las cosas los demás? Si eso fuera tan malo, las redes sociales no habrían sido tan populares.



Por ejemplo, en el caso de los tatuajes, aunque ya no están tan mal vistos todavía quedan algunos trabajos y personas que rechazan a la gente que le gusta decorar su cuerpo, así que respondiendo la pregunta de ¿por qué tienes tatuajes? Tal vez se logre mayor entendimiento y los demás pueden ver que simplemente es un gusto, como hornear, usar maquillaje o comprar ropa.

A lo mejor las respuestas pueden ser muy personales y la gente prefiere no hablar del tema, que también está bien, pero un amable “prefiero no hablarlo” es mejor que despotricar y hacer sentir mal a la gente que tuvo la curiosidad, de esa forma solo se llevarán un mal sabor de boca por tener una duda que a mi parecer es muy natural.

A mi me preguntaron mucho sobre vivir en unión libre, el número de hijos que quiero tener y otras cosas, hasta el momento nadie lo ha hecho de forma ofensiva. Lo que si considero molesto es cuando en vez de preguntar, la gente prefiere decir como hacer las cosas porque su manera es la correcta y no aceptan la diversidad de estilos de vida.

Todos tenemos derecho a sentir curiosidad, preguntar y tener opinión, también a guardar silencio, pero nunca a ser groseros con los demás. Solo hay que recordar que entre más nos conocemos, más podemos entendernos, aceptarnos y respetarnos. Hacer preguntas nos hace ver las cosas desde otra perspectiva, nos muestra caminos que no se nos había ocurrido que existían.

¿Qué tipo de preguntas te molesta que te hagan? ¿Te has quedado con ganas de cuestionar a alguien por algo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *