Activista social Erica Salinas Castillo

Erica Salinas Castillo  Allá como por el 2014 estaba en un evento donde la gente presentaba su proyecto, y en el escenario se paró una morra con ideas bien chilas, una seguridad y ganas de generar cambios que me hicieron querer irme a tomar unas cheves con ella y que fuera mi befa . Los años pasaron y por fin pude compartir mesa con la activista social Erica Salinas Castillo.

Primero colaborando como fotógrafa en una de sus aventuras, luego entre tacos y tarros. Cada vez que tengo la oportunidad de platicar con ella o leerla en sus redes sociales me deja una vibra bien positiva y mucha esperanza en el mundo, con su compañía Sociedad Activa se la pasa trabajando a favor de diversas causas sociales y los derechos humanos. ¿Cómo no querer saber más de ella y cómo es que llegó a trabajar en áreas tan importantes que requieren tanto esfuerzo?

Aquí les dejo un poco de lo que platiqué con Erica Salinas, ojalá lo disfruten tanto como yo y les contagie esas ganas de cambiar al mundo.

¿Qué querías ser de chiquita?
Presidente de la República. Me acuerdo que estaba en el kinder y era lo que siempre decía que quería ser, como hasta los 7 años yo creo, ya de ahí decía que quería ser astronauta, bombero, típico, doctora, anestesióloga como mi papá y ya, pero todos al final de cuentas tenían en común el servicio ¿no? alguna vez ya me habían preguntado eso y fue lo que reflexioné. Bombero, doctor o presidente, (pero desde el lado correcto de la profesión, si es que eso existe jajajajajaja).

¿Y a qué te dedicas actualmente?
¡Ay! No se como describirlo, yo creo que me pondría más como… Activista, porque hago cine, hago teatro, hago los proyecto sociales, pero todos al final de cuentas van con ese objetivo: el cambio social.

¿Crees que es tomada en serio la palabra activista?
Justo hace 5 años que fui a Estados Unidos a un encuentro de activistas y ¡a la madre!, me di cuenta de la gran diferencia -respecto al activismo- entre México y Estados Unidos, allá un activista era alguien incluso a veces por encima de un empresario, a donde íbamos la gente decía así como que “¡ay que chingón que eres activista!”, valoran mucho el peso y la influencia (porque allá realmente la tienen), en EUA la fuerza radica en su activismo, en la sociedad organizada. Entonces, allá si ven a un activista como una fuerza de poder, como un 5to poder.

Y aquí en México no, aquí todavía está visto como algo que es meramente protesta sin sustento, pero creo que eso está cambiando, también está cambiando la profesionalización del activismo, ha influido que en otros países también han avanzado en ese tema y que nos han apoyado mucho, sobre todo la ciudad de México, que es la cuna del activismo cabrón, ahí están muy adelantados y han recibido mucho apoyo de Europa como de Argentina de Chile, sabes, muchas feministas, muchos activistas en muchos ámbitos vienen y nos capacitan y van formando estas redes y a su vez la gente de México vienen a “provincia” a darnos esa capacitación.



¿Tú buscas a organizaciones que las den, ellos te buscan? ¿Cómo funcionan esas conexiones?
Depende de la temática, aquí en Hermosillo Diverciudad en cuestión de diversidad sexual se ha encargado de organizar y capacitar.

En el teatro cabaret fue Ana Francis Mor, ella viene de sembrar activistas y cosechar obviamente los cambios sociales.

En general se van dando esas conexiones con gente que tiene contactos con la ciudad de México, también tu los puedes buscar pero muchas de las organizaciones de la sociedad civil en Hermosillo no tenemos muchos fondos, entonces es difícil ir a capacitarte, lo más fácil es traer a alguien y aquí nos capacitamos todos.

En el caso de nosotros, cuando nos seleccionaron en el consulado (para el encuentro mundial de líderes sociales), recibí mucha capacitación y obviamente contactos, pero pues si hay que estar en la búsqueda constante de estarse preparando.

¿Has pensado en tú capacitar ahora? ¿compartir esa información?
Pues las he dado como en conferencias, en sí como talleres todavía no, porque justo estoy yo en esa formación. A personas que se acercan y preguntan compartimos todo, pero talleres formales, todavía no.

¿Pero si te gustaría?
Si, tiene que ser, es un caudalito natural, que si a ti alguien te ayudó o le aprendiste, lo ideal es compartir eso y crear esta comunidad, que todos vayamos al mismo nivel, que todos vayamos avanzando, al final de cuentas es irnos todos pa’arriba porque mientras más gente se quede abajo, más mal nos va a todos aunque parezca lo contrario.

Erica Salinas Castillo

¿Cómo te diste cuenta que querías ser activista?
No sé, es que es como vocación, la vocación solita te va jalando y está bien chingón porque mientras más te acercas a la vocación más puedes encontrarte a ti mismo, entonces es como todo un camino, un proceso. Me gustaba mucho “el servir”, desde un principio, mi abuela era enfermera, mi amá enfermera, mi papá doctor, entonces el servicio está, “lo mamé”, viene de casa y de formación, de que, tocaban la puerta de la casaa las 3 de la mañana, un vecino con su niño enfermo, y pues mi papá se despertaba y lo atendía,  entonces, con eso creces y se va desarrollando tu vocación de servicio.

Aunque la sociedad, te “jala” más como al objetivo de lograr metas y “ser alguien”, y te vende “el éxito” como algo bien raro, donde generalmente no incluye pensar en los demás, pues de estudiante fue mi idea también, pero automáticamente la vocación te va llevando a lo que sí quieres, por lo que viniste a este mundo y por lo que te vas a sentir viva, porque te alejas de eso (tu vocación) y sientes que no le encuentras el sentido a la vida.

No se en qué momento fue que dije “esto quiero ser”, pero me fue llevando. Empiezas obviamente como altruista, esa es como la primera parte, luego te das cuenta de que eso del asistencialismo no nos va a llevar a ningún lado y luego ya fue cuando me empecé a meter más al rollo de generar cambios sociales y ahí estoy ahorita, estoy aprendiendo, bueno, estoy perfeccionando o preparándome en ese punto de generar cambios sociales, no tanto en ese rollo asistencialista que por ahorita debe de existir, porque hay que cubrir esas necesidades urgentes, pero tambien podemos ir trabajando en la otra parte de generar cambios, de transformar comunidades.

¿Cuál fue tu acercamiento formal? Así de ok, ya me decidí lo agarro con este proyecto o con este grupo, causa, etc.
Cuando renuncié a mi trabajo era vicerrectora de una universidad empresarial y de ahí le busqué, yo quería hacer cine, de entrada era lo que más me llamaba y fue cuando me acerque al gobierno, a un programa que Secretaria de Desarrollo Social, Crecer es un programa muy chingón, se inspiraron en un programa social de Chile que precisamente trataba de educar a la gente en pobreza extrema.

Yo me acerqué ahí como para ver en qué podía ayudar, qué necesidades tenían y su principal necesidad era el rollo de la comunicación, desde ahí me di cuenta de la importancia de saber comunicar efectivamente lo que quieres, ahí fue mi primer acercamiento.

Me fui a vivir a una invasión, estuve viviendo con una familia para hacer toda la investigación social. Ya cuando viví ahí dije: “esto es”, y a partir de ahí fue que empezamos a hacer los proyectos sociales. Mi abuela nació en pobreza extrema, sin duda mi familia es mi principal inspiración para quedarme en esto.

Activista social Erica Salinas Castillo

¿Cuál es la lección aprendida más valiosa?
Es una lección constante, es lo chingón de la vida weeee, que boniiito.

Es como el viaje interno, creo que es la lección más grande, siempre como ir al interior si te mantienes en el exterior y viendo pa’afuera y criticando afuera y todo afuera, no se logra nada.

¿Y cómo ves al interior?
Pues es como el gimnasio, es como estar “bien bueno”, para estar bien marcado no sólo es ir al gym, es la alimentación, la rutina que te pongas, proteínas, etc. Estar fuerte interiormente es la meditación, es la comida, los temazcales, la lectura, es leer mucho, observar, escuchar mucho a gente que es fuerte espiritualmente, culturas ancestrales que tienen mejor calidad de vida que nosotros, los mayas, los aztecas, los huicholes, los lakota, ahí hay mucha sabiduría, los abuelos, a mi me encanta platicar con los abuelos, fui criada por mi abuela también.

Y te transmiten toda su sabiduria, porque la neta los abuelos no tienen nada que perder, ya vivieron toda una pinche vida, ya se tropezaron, vieron a muchos tropezarse, ya enterraron a mucha gente, y la muerte es la más grande maestra en todos los sentidos, entonces ver al interior es como muchas cosas, pero principalmente es la escucha constante de esa parte espiritual.

En términos prácticos ¿qué le enseñarías a alguien que quiere hacer lo que tú estás haciendo?
Que nunca pongan el dinero como excusa, creo que nuestra principal excusa para hacer nuestros sueños realidad siempre es el dinero, para muchos, más en un país como el que vivimos pero el dinero no es excusa realmente, ni el dinero ni cualquier cosa.

Si no sabes bien cómo, ¡acércate a la gente que ya lo hizo!, y yo creo que esa es otra de las principales lecciones, siempre hay alguien que ya lo hizo o muy parecido, ¡pregúntale!, la mayoría te acepta una charla por lo menos, y te explican y a lo mejor no te van a pasar la fórmula secreta pero te van a escuchar y te van a guiar.

¿El mayor sacrificio realizado?
Dejar mi casa, no se si fue sacrificio como tal, pero yo creo que el primer gran paso fue haber dejado a mi familia a los 18, me fui a canadá a estudiar inglés.

Activista social Erica Salinas Castillo

¿Cuánto tiempo viviste en Canadá?
4 meses, me vine para acá, me dieron una beca en la UNO y eso me cambió todo. Me dio otro panorama completamente, yo nunca había convivido ese tipo de mentalidades, más empresariales, una clase social al fin de cuentas más alta que tiene otro mundo y otra forma de vida totalmente distinta, esa beca fue lo que me abrió el mundo.

Un logro que te llene de orgullo
Uno de los principales ha sido bajar 15 kilos, eso te dice muchas cosas, porque lo hice para mi, por mi, requirió ir cambiando de mentalidad, requiere pasito a pasito y que todavía estoy en ese proceso de ir recuperando mi salud. El segundo, fue haber aprendido a nadar, porque me propuse “tengo que llegar a mis 35 y ya saber nadar”, pues era un miedo que tenía que vencer.

La neta los logros profesionales o externos para mí, son “más fácil”, porque hay equipo, porque es un todos, hay gente,  apoyo y reflectores y a la vez eso te motiva, aparte es chamba, muchas veces, y claro que esos son logros y me los aplaudo y que bueno pero los personales son los más cabrones porque estás tú solo, con tus demonios y dices “tengo que poder” y le sigues hasta lograrlo.

¿Qué haces en momentos de duda y desconfianza en ti?
Meditar, preguntarte a ti mismo ¿qué quieres?, ¿qué hago? y el cuerpo te responde, y es que todo es escuchar tu cuerpo, ahí está todo, y está bien curado porque meditas y encuentras las respuestas, todas están aquí (señala corazón) dentro. Hay que meditar y escuchar al Ser.

¿Cómo méditas?
Cada quien va encontrando su estilo, yo empecé con la de la vela, esa me funcionó mucho, prendes la vela y te sientas y te quedas viendo la flamita, dejando pasar los pensamientos.

La meditación es un momento que estás realmente presente, y eso es lo cabrón porque siempre estamos “pensando”  y no estamos “aquí y ahora”. En la meditación estás contigo y te conectas con todo.

Recomienda alguna fuente de información referente a tu industria
De activismo social o emprendedurismo social hay muy poca información, generalmente son sólo artículos. A mi me gusta mucho Oxfam, publica muchas cosas, tiene mucha información en su sitio web.

En cuestión de libros, me gusta mucho Joseph Stiglitz, se ganó el Premio Nobel de Economía porque habla mucho de eso de las brechas de las economías, también el libro de “Capitalismo Consciente”, habla mucho de la tendencia de las empresas a ser sociales.

También veo mucho las conferencias de TED, obvio ver mucho cine de lo que te gusta, sobretodo documentales mexicanos.

En cuestión espiritual leo mucho a Eckhart Tolle, Dr. Miguel Ruiz, Anthony de Mello y a Lila Vak.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *