Two Gallants en Amoeba


No recuerdo ni como dí con el evento, solo lo que sentí cuando vi que podía tomar fotos en un miniconciertito: algo bonito en mi pecho.

Aun que siempre estoy tomando fotos, extraño los conciertos, los que son de noche, con iluminación, que me cortan la respiración para que la foto no me salga movida.

A Two Gallants jamás los había escuchado, automáticamente abrí youtube para saber mínimo que iba a fotografiar; después de dos canciones, la motivación creció un poco más, me engancharon.


El show empezaba a la hora que yo salgo de la organización de donde soy voluntaria, pero mi jefa es muy buena onda y me dejó partir temprano para llegar a tiempo; agarré camión con ruta nueva para mi, detalle siempre emocionante en esta ciudad que aún tiene muchas calles que mis pies no han tocado.

Llegué a Amoeba, la tienda de discos que ahora hacía de escenario, dejé mi mochila en la entrada y caminé hacia la música, la sesión ya había iniciado.

En una esquina el dúo, integrada por Adam Stephens y Tyson Vogel, y en el resto de la tienda, el público, regados entre los estantes, tranquilos, cantando las letras u observando, algunos con el nuevo disco en la mano, otros con cámaras; pero la palabra que mas podría describir a los asistentes es: ordenados, la gente que recién llegaba buscaba acercarse lo más posible a los músicos, pero sin interponerse o estorbar a los que se presentaron antes que ellos.


Quisiera decir que fui de esas personas respetuosas, pero no, me metí entre los huecos, no hasta el frente, pero lo suficiente para tomar fotografías claras de los rostros.

No puedo distinguir mucho entre géneros musicales, clasifico entre, chilo y no chilo, pero según Wikipedia su categoría es folk rock, mejor les dejo un enlace para que los escuchen, piquen aqui.

Después de escuchar a un grupo en vivo, la adrenalina se me sube y quiero hacerme fan incondicional, comprar todos sus productos, esperar a que salgan para que me los firmen, y estaba en una tienda de discos, con el nuevo material anunciado por todos lados, pero me contuve y no compré el C.D., escogí esperar a escuchar más de su trabajo.

Creo que Amoeba será un lugar al que asistiré frecuentemente a fotografiar tocadas y escuchar nuevas bandas, tal vez, la próxima vez si salga con disco en la mano.

Si quieres ver más fotografías del evento, visita mi página de Facebook

2 comentarios

Tamara dijo...

que padre clariis, narras todo tan bien que haces que uno sienta todo lo que tu sentiste en el momento..

pero mi parte favorita es esta:
"No puedo distinguir mucho entre géneros musicales, clasifico entre, chilo y no chilo, ..."

hahahahahahhaa xD

Clarissa Bell dijo...

jajaajjaajj gracias, que bueno que pude transmitir bien lo que me pasaba.

Y es que hay tantos géneros que nada más me hago bolas.

Back to Top