El arte de llorar en coro

Pesada y con el corazón arrugado fue como salí después de ver la película El arte de llorar en coro, pero no podía esperar mas después de presenciar una historia que habla sobre una familia en que el papá chantajista solo se siente bien cuando todo mundo llora, su hija lo consuela, si, le ayuda físicamente para que el señor tenga algún placer en su vida, el hijo como que lo ve con admiración porque le alcahuetea todo y todavía le pide a la morrita que valla con su papá por las noches, y todo esto mientras la mamá optó por ignorar toda la situación y empastillarse para poder dormir.
Cuando comenzó lo fuerte yo estaba entre que me salía y me quedaba, era desesperante ver por lo que pasaba la pobre muchacha y totalmente repugnante la actitud del papá, pero permanecí en mi asiento solo para ver si el señor recibía su merecido.
Con el solo hecho de que dieran a entender la situación daban ñañaras, pues cuando pusieron una escena en que la muchacha por fin se niega pero ante la insistencia de su hermano baja las escaleras en ropa interior, se acerca al papá, este la abraza se recuestan en el sillón y se ve hacia donde va la mano de la niña, sentí cada músculo de mi cuerpo retorcerse.
Había situaciones absurdas y ridículas que me sacaron una risita leve, pero casi se me olvidan, es abrumador el sentimiento que te proyectan los actores, aun que sea una pequeñísima parte de lo que sienten los que pasan realmente por situaciones similares.
Aún no se si me gustó o no, pero si se que no se me olvidará.

1 comentario

Los buenos momentos no se olvidan dijo...

COMO QUE TE VAS A CASAR???? QUE BIEN.... ME AVISAS PECOTAS.... PARA FELICITARTE... QUE BUENO QUE ESTES FELIZ

Back to Top